Construir una autoestima sana

¿A qué llamamos autoestima?

La autoestima es un tema de gran interés, algunas personas hablan de mejorar su autoestima, otras mencionan sentir malestar por una posible baja autoestima y también haya personas que desean tener una autoestima alta. Como podemos ver tiene un efecto en nosotros/as y convivimos con ella día a día, en concreto cuando entramos en contacto con cosas a las que damos valor (p. ej., relaciones, familia, rendimiento en el estudio/trabajo y deporte).

La autoestima se encuentra en las palabras con las que nos describimos a nosotros/as mismos/as, normalmente después de pensar sobre cómo hemos actuado en una situación concreta. Esa manera de ver cómo hacemos las cosas influye en nuestra forma de responder en situaciones similares y a la vez en las valoraciones que vayamos a hacer sobre nosotros/as.

¿Qué influye en nuestra autoestima?

Cuando nos encontramos con situaciones en las que hay cierta evaluación de los demás o la nuestra, como puede ser ante un examen, competir, bailar, consolar, flirtear o hacer amigos, respondemos de muchas formas y nuestra respuesta puede dar lugar a agradables o desagradables, como encontrarnos con burlas, críticas excesivas, desprecios de los demás o palabras que nos decimos en las que nos podemos invalidar, menospreciar e insultar entre otras cosas.

Dependiendo de las circunstancias en las que estemos (autoritarismo, problemas familiares, exceso de crítica, apoyo, validación, halagos, etc.) aprenderemos a evaluar lo que hacemos de una forma neutral, realista, positiva o negativa, y sentiremos una mayor o menor satisfacción con nosotros/as mismos/as. Encontrarse con constantes comentarios desagradables sobre nuestro comportamiento, puede influir en el concepto que tengamos de nosotros/as mismos/as y en nuestra manera de enfrentarnos nuevamente a situaciones parecidas. Asimismo, las reglas de vida que nos aplicamos tienen un papel relevante sobre nuestra autoestima.

¿Necesitamos tener una autoestima alta para ser felices?

No es necesario evaluarnos positivamente en todo momento para sentirnos bien con nuestra manera de actuar, al igual que evaluarnos negativamente sin piedad ninguna, tampoco nos ayuda a mejorar en nuestras habilidades o a sentirnos bien. No todo lo que hacemos nos tiene que parecer correcto, es muy útil estar pendiente de nuestras mejorías y tanto un extremo como otro nos puede dar problemas, por eso hablamos de tener una autoestima sana.

Cuando tenemos una sana autoestima nos identificamos con nuestra manera de ser de una forma más global, es decir, con nuestras habilidades y capacidades y con nuestras limitaciones. De esta manera, las evaluaciones de los demás sobre lo que hacemos, probablemente vayan a ser más satisfactorias y nuestra manera de evaluarnos tenderá a aparecer con palabras en la habrá comprensión, una atribución de los errores ajustada y apoyo.

Tomado de: www.lamenteesmaravillosa.com

Anabel Soliveri Scheu M-35561

Collado, A., Chamizo, I., Ávila, I., Martín, S., Revert, À., y Sánchez, A. PROTOCOLO DE EVALUACIÓN E INTERVENCIÓN EN AUTOESTIMA.

Neff, K. (2012). Sé amable contigo mismo. El arte de la compasión hacia uno mismo.
Comparte en tu: